TICA: Cambiar hábitos

Agustín Díaz / 2 minutos de lectura / Ambiente

El cambio está en nosotros


Una empresa B que busca reducir nuestra impacto negativo en el medioambiente con un producto innovador y 100% por ciento reciclable. Considera que el primer paso está en cambiar los hábitos de consumo de las comunidades.



Tomar café es un hábito común en casi todas las comunidades del mundo. Una rutina que, generalmente, se caracteriza por efectuarse en un vaso desechable que, aunque sean de papel, no son ecológicos.


TICA es una empresa B que, con su diseño de tazas reusable, busca que todas sus ventas contribuyan a construir un mundo más sano y más justo para todos. Con la compra de una taza TICA se ahorran más de 250 tazas descartables de café al año.



El vaso desechable que suelen usar las máquinas expendedoras, y los locales de café, está hecho de un revestimiento de polietileno al 5%. Este pequeño porcentaje hace que el envase sea resistente a la degradación y podría demorar alrededor de 30 años en descomponerse.


Esta empresa B permite con sus ventas que cada día podamos aportar nuestra ayuda para un mundo mejor. Al cambiar el hábito de consumo, TICA logra que nuestros consumos respeten la naturaleza y las comunidades. Por eso, estipula que es urgente elegir productos que sean sustentables, es decir, que cuiden a las personas y la naturaleza.



Con la compra de estas tazas uno no solo se convierte en cliente, sino que se transforma rápidamente en un agente de cambio dentro de su organización. TICA trabaja para ayudar a la persona a cuidar cada vez más del medioambiente.


Al cambiar el hábito de consumo, TICA logra que nuestros consumos respeten la naturaleza y las comunidades.

Cada taza TICA está hecha de acero inoxidable, 100% por ciento reciclable, e incluye una tapa de bambú, 100% por ciento biodegradable y un gran aliado para la forestación. Con ese producto característico, la marca sueña con un mundo donde el descarte no sea una opción. Su producto es sustentable por las comunidades y la naturaleza.