Fundación San Genaro

Red de acción

Agustín Díaz / 2 minutos de lectura / Pobreza

El trabajo en red transforma.


Te contamos la historia de la fundación que busca, con su acompañamiento, fortalecer el trabajo de diversas organizaciones sociales. En un contexto de crisis, son fundamentales las historias que inspiran a transformar realidades.


La pobreza en Santiago del Estero, Argentina, ha ido incrementando en el último tiempo. Ante este problema, una ONG creó una red de acción que busca resultados positivos en lo social y educacional, luchando contra las desigualdades.



Según un estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA (Universidad Católica Argentina), Santiago del Estero es la provincia con mayor pobreza infantil del país. Ya son varios años que esta provincia encabeza la lista de pobreza en la Argentina. Ahora con la pandemia, sus problemas se incrementaron y los pobres se volvieron más pobres aún.


Durante gran parte del 2020, la mayoría de los necesitados no pudo salir a trabajar por las restricciones del transporte público en el contexto de crisis sanitaria. Los escasos recursos provinciales se dilapidaron en la provincia con los peores ratios de pobreza, desempleo, mortalidad infantil, desatención de la salud pública y, sobre todo, déficit de educación.


EL INICIO DE LA FUNDACIÓN


Es en esta comunidad necesitada de ayuda e impacto positivo donde la Fundación San Genaro comenzó su gran recorrido y ayuda. Se fundó en el 2011 con el objetivo de contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad social.


La fundación trabaja con la esperanza de mejorar la calidad de vida de mujeres y niños de comunidades vulnerables. Para eso, llevan a cabo proyectos sobre salud y educación de la niñez y empoderamiento de la mujer junto a instituciones de base.

Ellos creen en el protagonismo de una comunidad fortalecida que genera sus propias herramientas para ser agente de cambio. Por eso, han diagramado proyectos con eje en educación, salud y desarrollo social, y los llevaron a cabo con la colaboración de variados referentes sociales. Confían en que es fundamental el aporte y compromiso de todos; creen que el trabajo en equipo, humilde y generoso, los potencia.





La fundación creó una red de cuatro programas que conllevan un impacto social y educacional: Cultivando Escuelas, Juntos a la Par, Ser Solidario y Hacedoras.


El cuanto a la educación, buscan revitalizar a las escuelas rurales acercando donaciones y ofreciendo actividades con el eje puesto en nutrición, literatura, y salud.


La rama que deriva más en lo social, como el programa Ser Solidario, está dirigido a tender puentes con instituciones sociales de base (comedores, clubes y centros sociales) cercanas a sus sedes. Esto fortalece no solo a través de la entrega de donaciones, sino con acompañamiento institucional y el desarrollo de proyectos en conjunto.




Actualmente, Fundación San Genero tiene sus dos sedes en Santiago del Estero y en Buenos Aires, Argentina. En ambas provincias, este equipo busca poner el corazón para empoderar a mujeres y niños de zonas vulnerables, trabajando a la par con escuelas, comedores y centros comunitarios.


Desde Huellas creemos que fundaciones como San Genaro realizan un trabajo vital en nuestra comunidad en un país que se sumerge cada vez más en una agujero de pobreza y desigualdad. Estas fundaciones logran inspirar para transformar realidades.