Reforestar la Patagonia

Agustín Díaz / 3 minutos de lectura / Ambiente

Plantar un árbol. Cuidar el mundo.




La voluntad y el trabajo en equipo son esenciales en esta organización a la hora de querer salvar los bosques nativos de nuestro país.




Un informe anual de Greenpeace informó que, en los últimos 12 años, la Argentina ha perdido 2,8 millones de hectáreas de bosques nativos. Y, desde la ONG, puntualizaron que dese la Ley de Bosques ya se desmontaron casi 1 millón de hectáreas de bosques protegidos.


La conservación de bosques juega un papel clave en la mitigación del cambio climático. Solo los sectores agricultura, ganadería, silvicultura y otros usos de la tierra representan el 39% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país.




Desde esta gran problemática mundial, y local inclusive, es como nace ReforestArg. Esta organización busca generar una comunidad a través de plantaciones colectivas, potenciar productores locales y conservar los bosques nativos. A partir de este gran objetivo general desarrollaron otras metas específicas, como el desarrollo de economías locales, la restauración y conservación de bosques nativos y la creación de una comunidad.


ReforestArg explica que la plantación de árboles conlleva numerosas consecuencias positivas. Mediante la reforestación se protege la tierra, ya que los bosques cuidan al suelo de las intensas lluvias previniendo la erosión hídrica y evitando perder los suelos. De esta manera, se evita el riesgo de que los bosques se conviertan en desiertos. Cada día que pasa, toneladas de suelo se desprenden de su sitio original.





La organización ambientalista busca involucrar a las comunidades locales y llama a la acción a las personas comunes para que sean, también, parte de este gran cambio. Es un movimiento de personas, no solo una ONG que planta árboles. Tiene un programa de voluntarios que consiste en la realización de campamentos de cuatro días donde los participantes se enriquecen entre sí. A través de momentos de plantación, talleres y charlas, se busca transmitir mensajes para fortalecer la voluntad de servicio de los voluntarios. De esta manera, crean una comunidad que trabaje en equipo para preservar los recursos naturales y las comunidades locales.


Hasta el momento, su impacto ha sido positivo en su totalidad. Han logrado alcanzar los 22.500 árboles nativos plantados y las 6.750 toneladas de C02 capturadas de la atmósfera. Esto ha sido gracias a su gra